"Terapias" que usan no humanos.

Si la discapacidad humana requiere de la esclavitud animal, no es el “discapacitado” el único con dificultades. Las disfunciones son más bien sociales…

Los no humanos no son muletas humanas ni objetos de la ciencia. La independencia capacitante no puede venir de aprovechar una dependencia que en otras especies y en otros tiempos generamos, para pulirla, entrenarla y someterla, ahora, a “prestar” servicio.

Lo malo no es solo la zoo terapia, porque detrás de esta práctica esclavista están los otros esclavistas: Criadores, selección de razas, entrenadores; un negocio…

En nombre de la ciencia, seguimos sosteniendo el paradigma de sojuzgamiento para que algunos sigan lucrando a costa de quienes no pueden siquiera formular queja y sosteniendo también el negocio rentable aún con la poca inversión que significa convertir a un animal en instrumento y hacerlo trabajar. Mientras mantengamos el prejuicio especista, siempre se inventará una necesidad donde los otros nos sean útiles.

Revistas como «El Cisne» dedicadas plenamente

a la discapacidad, hace tiempo que plantean una nueva mirada. Incluimos otros animales desde un lugar donde a la vez se los excluye del círculo moral. Los integramos a la terapia pero los mantenemos en un lugar de inferioridad. Están con nosotros sí, pero para servirnos. Sienten y por eso se los integra. Se sabe que sienten. Se los considera sí, pero no tanto…

Yo no puedo admitir que la discapacidad humana (más que nada social), limite a los otros animales transformándolos en herramientas (como ellos mismos dicen) y privándolos de la libertad. Cómo sociedad tal vez hemos generado pocos espacios de integración y aceptación para el que es «diferente», deberíamos incluir mejor a la persona con discapacidad y liberar a los animales sanos de la esclavitud con que se quiere emparchar una situación que es problema y responsabilidad nuestra. La animalidad nos conecta a toda la vida sintiente, desde ella somos todos iguales y no deberíamos discapacitarla en favor de nuestra «integración». No es justo y dudo que sea eficiente. Veo la cuestión enraizada en otro lugar. Nuestro estilo despiadado de vida segrega a los humanos diferentes y nuestro lenguaje cosifica a los no humanos para que nos resulte menos chocante todo esto que les hacemos.

Una persona con alguna discapacidad no es «discapacitada», un animal no es herramienta de nadie.

 

Una crítica del Dr Danten que dejó su intenso trabajo en el área clínica para estudiar la relación ambivalente y esclavista que con los otros animales mantenemos…  siempre en detrimento de ellos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El predominio de prácticas que involucran animales contra su voluntad y de animales domésticos en sociedades ricas, industrializadas es, de hecho, uno de muchos indicadores de problemas sociales importantes. Los animales se están utilizando como “Prozac viviente”, una clase de tranquilizante para enfrentar las enfermedades crónicas de la vida en una sociedad decadente. Al contrario de atender los problemas humanos, los hace aún peores. ¿Si los animales domésticos son tan buenos para nosotros por qué el 70% de sus dueños se deshacen de ellos en el plazo de 2 años?”, desafía Danten. Los duros argumentos del veterinario francés apuntan a desnudar el foco de una grave problemática donde se usan animales a veces en condiciones de maltrato para hacer nuestra vida más feliz o “integrada”.

 

Animales actuando contra su voluntad.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Obligados a realizar actividades y a adoptar posturas que no son naturales para su especie. Se habla de relación, pero la relación es de dominación. Unos someten a otros. Unos, contra voluntad, ayudan a otros de una manera que en ambiente natural, sin selección de razas, sin entrenamiento y a campo abierto no harían, pues muchos ni se acercarían a nosotros. Perros que se dejan pasar por arriba, que sostienen objetos, delfines que acarician panzas de embarazadas, animales sacados de su área natural, confinados a espacios donde no pueden vivir con los de su propia especie y haciéndoles cosas a un animal humano que en ambiente natural no nos harían.

“¿Sentimos lo mismo al observar el vuelo de los pájaros o el canto de las gaviotas en la playa que al observar a un mono detrás de las rejas de un zoológico? Seguramente no, y seguramente aquí se encuentre la clave para empezar a reflexionar cuál de las dos imágenes puede ser realmente sanadora y estimulante para el ser humano y generar una realidad que les permita a los niños con discapacidad desarrollarse y realizarse en un mundo sin sometimientos y con amoroso cuidado hacia todos sus componentes.” Verónica Velasco. Abogada, especializada en discapacidad.

 

Se dice que la zoo terapia proporciona relación con los demás animales.

 

 

 

 

 

 

Pero reflexionemos precisamente sobre este MODO de relacionarnos con ellos…

¿Quien beneficia a quien? ¿Quién está entrenado, sin haberlo pedido, para «beneficiar»?

Si las zoo terapias parten de un lenguaje en el que el animal es entrenado para servir y es manipulado contra su voluntad como instrumento, difícilmente tal relación sea sana. A diferencia de los delfines que son separados de su familia y encerrados en pequeños estanques, perros y gatos sí se acercan a nosotros espontáneamente y aún así no deberían ser entrenados.
La barrera de especie no existe. Ninguna está hecha para servir a otra. Esa es la barrera que al no condenar nos condena. No seremos libres hasta que no dejemos de sostener nuestra vida a costa de la esclavitud.

 

Con mayor tristeza vemos que los esclavos provienen de criaderos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La mayor parte de la zoo terapia o bien utiliza animales no domesticados como delfines o bien perros de raza. Imagino que podrían también rescatar un perro de situación de abandono, no estoy justificando el entrenamiento de los que no tienen raza, pero estoy intentando pensar acerca del gran negocio y de como la zoo terapia participa de la cría de perros para venta. ¡Basta de criaderos!

En beneficio del Negocio:

«En dos hectáreas de terreno hemos construido el Criadero Rucahue, que cuenta con cachorros a la venta durante todo el año». Zoo terapia Imagina.

O sea que en el mismo lugar donde te hacen la «rehabilitación» también te venden el perro… Lamentable a lo que hemos llegado en «beneficio de la salud».

 

La venta del perro, la zoo terapia y la propaganda al criadero que la sustenta; siempre solidarizadas.

 

 

 

 

 

 

 

 

Un negocio que crea necesidades como cualquier otro. Pero que injusto que sea a costa de los más abusados del planeta, de quienes no pueden defenderse ni quejarse ni denunciar. Bueno, quejarse la mayoría de las veces sí, y lo hacen a diario… pero nuestra discapacidad primera es no poder escuchar sus voces.

 

Una gran parte de las discapacidades de los animales es provocada por los seres humanos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En las rutas, mientras son utilizados para trabajar, y demás… (Hasta en el circo, pues una de las últimas ejecuciones se trato de un león a quien su domador dejo paralitico a golpes porque el animal se negaba a realizar las piruetas).

Una parte significativa de animales que no tienen una discapacidad, son adiestrados por humanos para asistir a personas con discapacidad.

Una gran parte de los animales con discapacidad son muertos por los humanos que se la produjeron, por el simple hecho de tenerla.

(Tengamos en cuenta que esos humanos que utilizan animales en rehabilitación, también suelen ser responsables de la discapacidad que adquirieron).

Somos responsables de nuestras discapacidades y de las de ellos. Tal vez deberíamos considerar dejar de utilizarlos como muleta.

 

Lory ha creado un santuario de cerdos que irían a parar al matadero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tuvo un accidente que la dejó con parálisis. Es una mujer con UNA discapacidad que no deja de esforzarse a diario por la vida de otros animales condenados a una muerte segura por el consumo y el lucro humano. Hay veces en que la discapacidad humana va unida a la esclavitud animal y justificada (animales como dispositivos de asistencia o bien privados de su libertad y entrenados duramente para ser usados en rehabilitación). Lory, con iguales dificultades físicas, o aun más limitantes, que estas personas que utilizan servicios de explotación animal, no sólo no esclaviza animales, sino que los rescata, asiste y libera! Es conmovedor ver no solo todo lo que se puede hacer, sino ver este contraste liberador: Es posible NO UTILIZAR ANIMALES y más aún liberarlos, aún desde un lugar en que se suele justificar y «requerir» su uso. Me viene en este momento a la mente: «Perros guía», «delfines que te acarician la panza si estas embarazada», «perros que rehabilitan gente», «monos asistentes de personas enfermas»… animales objetivados y convertidos en muletas de nuestras discapacidades que más que nada son sociales y culturales, pues la integración humana que nos falta es reemplazada por el animal «dispositivo» que siempre queda cómodo a pesar de que la base no está resuelta y seguimos siendo los mismos DISCAPACITADOS.

«Soy vegetariana porque no creo en dar muerte, incluso para la alimentación «.

Su dieta no incluye huevos ni leche ni derivados animales. Su dieta NO UTILIZA animales… y su vida trata de liberar algunos de ellos! Con voluntad hay mil recursos, sin voluntad mil excusas… (Aun en la adversidad).

-Algunos animales ya están en adopción y se entregaran a familias veganas que los amen: http://zitaglio.com/pigtales/adoption.htm ?

– ¡Los CERDOS quieren VIVIR! ? … Nosotros también; como buen animal. Adopta o contribuye al respeto y la libertad de los animales grandes. ¿Incluir en algunos derechos solo a los peques? Es imposible incluir desde la excepción, y muchos animales son amados mientras otros arbitrariamente condenados a dolor y muerte. Creo que este modelo mental, como todo modelo, es repetido compulsivamente y aún con las mejores intenciones, y nos lleva no solo a discriminar animales sino a levantar barreras también entre nosotros mismos. Los perros tampoco están incluidos, no. Están en un mundo al que no perteneces del todo… Una amiga animalista me dijo «estoy en contra del uso de animales pero estos son niños con discapacidad». Es así como la ciencia quiere generar independencia; esclavizando, y es así como muchos pretendemos incluir; excluyendo. Parece que tenemos para dar «al diferente» el lugar de excepción. Y esto nos pasa con los no humanos y con los humanos: por eso solo apuesto a la IGUALDAD ANIMAL y a que de una vez por todas LOS RESPETEMOS y NOS RESPETEMOS… Después de todo somos animales.
Animalidad es lo único que nos conecta a todos a pesar de algunas diferencias.

Por: Vero André

Fuente

¡Deja tu comentario!

1 thought on “"Terapias" que usan no humanos.

Deja un comentario