Garbanzos al curry

Ingredientes:

– 400 g de garbanzos cocidos
– 1 cucharada de maizena (almidón de maíz)
– 3 cucharadas de aceite de oliva
– 1/2 cucharadita de tomillo
– 1/2 cucharadita de ajo en polvo
– 1/4 de cucharadita de sal
– 1 cucharadita de curry en polvo, también puede ser pimentón

Procedimiento:

Escurre los garbanzos en un escurridor para pasta (si son de lata, lávalos un poco con agua fría). Espolvorea con la maizena y agítalos para que se cubran todos.
Calienta el aceite en una sartén mediana a fuego medio y pon los garbanzos, la sal, el tomillo y el ajo. Saltéalo unas cuantas veces, déjalo al fuego y tápalo. Deja que se tuesten durante 5-6 minutos, a fuego medio, agitando la sartén de vez en cuando (sin quitar la tapa, te puede saltar).
Ponlo a fuego bajo y destápalo un poco. Cuando deje de saltar añade el curry o el pimentón. Remuévelo bien, sube un poco el fuego (a medio-bajo) y tuéstalos ligeramente, moviendo la sartén y salteándolos, durante 1 minuto más.
Sácalos y sírvelos inmediatamente.

Esta es una de esas recetas para cuando no sabes qué hacer, o no te apetece nada concreto, o tienes que hacer algo rápido para acompañar otro plato. Se hacen de forma muy parecida a los garbanzos a la barbacoa de ketchup, así que échale un vistazo para comprender el proceso.

La nata de soja se puede cambiar por cualquier otra nata vegetal para cocinar (la hay también de avena, de arroz, etc), por cualquier bebida vegetal sin azúcar ni sabores (leche de arroz, de almendras, etc.), y si no tienes ninguna de estas cosas, por agua. En este caso mezcla el curry con el agua antes de echarlo a la sartén, porque si no, cremosidad cero.

El curry lo puedes encontrar en muchos sitios con ingredientes y proporciones diferentes. Lo puedes comprar en saquitos o bolsitas de hasta medio kilo en tiendas hindús y árabes, en algunos supermercados orientales y en algunos otros supermercados, en botecitos de especias, junto a todas las demás. El que he usado para esta receta lo compré en una tienda de alimentación hindú y se nota la diferencia con otros currys. Los de las tiendas árabes suelen llevar más comino, por ejemplo, pero vamos, que están muy buenos todos 🙂

Si lo quieres picante, ponle una pizca de chili en polvo, o usa tabasco en lugar de nata de soja para cocinar. Si te apetecen más cremosos, a la crema o con salsa, puedes bajar el fuego y añadir 1/2 lata de leche de coco, que queda estupendísima.  Puedes añadirle patatas cocidas, zanahoria, puerro, espinacas u otras verduras, y un poco de margarina vegetal si quieres que huela (y sepa) más parecido a los platos que ponen en los restaurantes hindús.

Fuente: http://www.creativegan.net/

¡Deja tu comentario!